Cada año, como una de nuestras más lindas tradiciones en Transportes TEB, nos sumergimos en la misión apasionante de recolectar juguetes, extendiendo una invitación a todas nuestras sucursales para unirse a esta noble causa.

La familia TEB se pone en marcha con determinación y corazones dispuestos a hacer brillar la mirada de aquellos pequeñines que más lo necesitan.
El 6 de enero, un día impregnado de magia y tradición, nuestras unidades de transporte se transforman en caravanas de ilusión. Cargadas con juguetes de todos los colores y formas, emprendemos un viaje hacia comunidades cercanas donde los Reyes Magos, quizás por la distancia o las dificultades, no pudieron llegar.

El trayecto se convierte en un relato de esperanza en cada giro de rueda, mientras anticipamos la alegría que aguarda en el destino. La emoción palpita en el aire, y la sonrisa de los pequeños beneficiarios se convierte en nuestro motor más poderoso.

En esos momentos, la familia TEB no solo transporta juguetes, sino también sueños, risas y la promesa de un día especial. Cada muñeca, coche o pelota se convierte en un mensajero de esperanza, recordándonos la importancia de la solidaridad y el amor en esta temporada tan especial.